Contacto

HELP

Compras & Devoluciones

Politicas de privacidad

Preguntas frecuentes

HORARIO

LUNES A VIERNES DE

12PM - 4PM

Plaza Marina, Local G-6,

Pto. Vallarta, Jalisco, México.

Teléfonos 55 6608 0286 / 322 197 1266

E-mail: claudia@alquimiate.com

NUESTRO CENTRO

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon

"El todo es más que la suma

de sus partes "

Richard Boeringmeyer

¿Qué es la Alquimia?

En la historia de la ciencia la Alquimia es una antigua práctica protocientífica y una disciplina filosófica que combina elementos de la química, la metalurgia, la física, la medicina, la astrología,

la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte.

 

 

 

 

El término Alquimia de origen griego puede definirse como:

"mezcla de líquidos"

de ahí que los árabes crearon el término Alkimya. 

 

 

 

La Alquimia fue practicada en Mesopotamia, El Antiguo Egipto, Persia, La India y China. En la Antigua Grecia, y el imperio Romano, en el Imperio Islámico y después en Europa hasta el siglo XVIII, en un compleja red de escuelas y sistemas filosóficos que abarca al menos 2500 años.

 

La Alquimia occidental ha estado estrechamente relacionada con el hermetismo, un sistema filosófico y espiritual que tiene sus raíces en Hermes Trimegisto, una deidad sincrética grecoegipcia y legendario alquimista.

 

Los alquimistas fundaban su ciencia en que el universo estaba compuesto de cuatro elementos clásicos a los que llamaban por el nombre de las sustancias que lo representaban, tierra, aire, fuego, agua, y con ellos preparaban un quinto elemento que contenía la potencia de los cuatro en su máxima exaltación y equilibrio.

 

Para los alquimistas toda sustancia se componía de tres partes: mercurio, azufre y sal, siendo éstos los nombres que comúnmente se usaban para designar al espíritu, alma y cuerpo. Estas tres partes eran llamadas principios. Por manipulación de las sustancias y a través de diferentes operaciones, separaban cada una de las tres partes que luego debían ser purificadas individualmente. Tras ser purificadas las tres partes debían unirse para formar de nuevo la sustancia inicial.

"Los labios de la sabiduría permanecen cerrados excepto

para el oído capaz de comprender"

El Kibalión